martes, 2 de marzo de 2010

Jorge


Lo conocí en el instituto, cuando cursábamos el bachiller, y recuerdo que tuvimos afinidad sobre todo por nuestra gran afición al surf. Digo "gran", ya que casi todos los fines de semana íbamos a Gijón en el tren, con las tablas, aguantando un viaje algo pesado, para muchas veces no haber olas. Otras veces nos quedábamos en su casa de Ribadesella en donde ya había más opciones de surf. Hoy en día seguimos quedando casi todas las semanas para escapar un rato a la playa a desconectar. Siempre se agradece buena compañía en el agua.


No hay comentarios:

Publicar un comentario